Laura Pausini de regreso a casa

Por: Lisbet Fernández-Viña

Cuando Laura Pausini se presentó frente a los periodistas en el 2009 tras haber ganado un Latin Grammy por su disco Primavera Anticipada – el cuarto de su larga y exitosa carrera como cantautora, – expresó efusivamente en público sus desmedidas ganas de volver a reencontrarse con su familia. Recuerdo que un periodista me preguntó en ese momento qué quería hacer con el premio. ‘Regresar a Italia y mostrárselo a mis padres’, le respondí sin pensarlo mucho”, me contó Laura con cierto sosiego en la voz, como el que ha alcanzado la paz interior y finalmente se siente a gusto en su propia piel. La talentosa joven, que acaba de sacar al mercado su undécima producción musical, tuvo la valentía de poner en pausa su carrera por los últimos dos años para pasar una temporada con su familia, quienes viven en Solarolo, un pequeño pueblo al norte de Italia. “Han pasado casi 20 años desde que comencé a cantar internacionalmente, y desde ese entonces he estado en giras, conciertos y promocionando mi música y desgraciadamente no le he dado mucho tiempo a mi familia para conocerlos y que ellos me conozcan”, me explicó agregando que durante su estancia allí pudo entender todos los sacrificios que ellos tuvieron que hacer y todo lo que han pasado por esta separación. “Hemos hablado muchísimo sobre este tema y me he dado cuenta que, sobre todo mi madre, ha sufrido mucho con mi ausencia. No todos los padres esperan pacientemente sin presionarte, hasta que uno decide regresar. Realmente el reencuentro fue espléndido”.

En el tiempo que pasó a su lado también aprovechó para vivir, como ella misma describe: “una vida más normal”. “Lo necesitaba mucho interiormente, tenia muchísimas ganas de descubrir qué significa vivir de una manera simple. Qué se siente al poder ir normalmente al supermercado, o pasarse un día entero paseando en bicicleta por el campo. Inclusive tuve la oportunidad de compartir con mis compañeros de escuela que hace 20 años que no veía”. Todo este tiempo alejada de la luz pública le sirvió de inspiración para componer las letras de su más reciente producción musical “Inédito”, un interesante disco bajo el sello de Warner Music Latina que cuenta con catorce nuevas canciones, todas de su autoría. “Amo la simplicidad pero tengo una contradicción muy intensa en mi vida, porque durante el tiempo que estuve lejos de los escenarios, me di cuenta de lo mucho que también amo a mi público. Precisamente hay una canción en el disco, ‘Jamás Abandoné’ que habla del tema, porque durante esos meses nunca abandoné la idea de volver al escenario, a los micrófonos. Nunca olvidé el amor que me une a este trabajo y sigue siendo la pasión más grande que tengo en la vida”.

Otra canción del disco que ha sido muy bien recibida por el público ha sido el sencillo “Bienvenido”, la cual escribió en colaboración con Niccolo Agliardi, un reconocido cantante italiano con el que Laura ha trabajando en varias ocasiones. “Esta canción es un clamor de esperanza y optimismo. La escribí inspirada en las personas que conocí durante mi retiro. Hoy en día hay muchas razones para desilusionarse, la situación económica actual es muy difícil de aceptar y a cada rato llegan más y más noticias negativas. Con ‘Bienvenido’ busco inspirar a las personas a que le abran la puerta a todo lo que es verdadero y auténtico… a la libertad de ser uno mismo”. El nombre del disco, ‘Inédito’, reafirma inclusive esta reflexión que según me explicó es la base de todas las canciones que componen la producción. “Todas las letras cuentan lo que he vivido en esos dos años, son historias inéditas para mí y por eso me pareció buena idea utilizar la palabra como título. Además es una palabra que en varias lenguas se escribe similar, en español, portugués, italiano, y hasta en francés es inédit”, agregó a modo de explicación. Este tema en particular es de gran interés para Laura ya que se ha convertido en una de las artistas italianas más apreciadas en el extranjero y tiende a presentar sus trabajos discográficos en varios idiomas, con el fin de llegar a una audiencia global. “Cuando empecé a vender discos fuera de mi país lo hice en Europa cantando en italiano. Luego mi compañía discográfica de España me pidió traducir mi primera canción que se llamaba ‘La Soledad’ y en el proceso me di cuenta cuánto me fascinaba el español, aunque nunca lo había estudiado. Me sentía tan cómoda como cuando cantaba en italiano, entonces fui a mi compañía y le pedí traducir más canciones, y desde ese momento mi vida se revolucionó”. Actualmente Laura canta en español, portugués, francés y en inglés, además por supuesto de su lengua natal. “Me encanta que las personas puedan escuchar mis canciones y disfrutar su letra en su propio idioma, así pueden entender claramente lo que pienso”, reiteró. Su interés por divulgar su trabajo por el mundo le ha proporcionado que miles de millones de personas se conviertan en fans de su música. A través de las redes sociales, por ejemplo, Laura Paussini cuenta con un millón de “amigos” en Facebook y cientos de miles de miembros de su Fan Club Oficial. “Quien no lo ha vivido, no puede comprender la profundidad de la relación que existe entre el intérprete y su audiencia. Hay una química que no existe en ningún otro tipo de relación interpersonal. Yo les canto y les hablo como si los conociera a todos, más ellos no me conocen personalmente a mí. Aun así, al mismo tiempo estamos tan cómodos juntos… es algo realmente mágico”, agregó enfatizando lo tanto que agradece el apoyo de su público.

Este éxito es solo una de las tantas razones que tiene Laura para estar feliz, ya que afortunadamente su vida sentimental también va “viento en popa”. Desde hace varios años la joven mantiene una relación amorosa con su productor musical, el italiano Paolo Carta, quien inclusive colaboró como músico en este reciente disco. “Algunos dicen que es muy complicado trabajar con la pareja de uno, pero esto también tiene su magia. Tenerlo a él cerca me da un gran alivio, porque sé que me ama y desea lo mejor para mí”. Y sobre su interacción diaria añadió: “Estamos felices, vivimos juntos y eso nos da la posibilidad de coexistir en una bella complicidad. Hay quien dice que hay que prestar atención a las relaciones que nunca discuten, pero Paolo y yo nunca peleamos y eso una bendición”. Y con esta reflexión nos despedimos, con la promesa de vernos nuevamente en Miami cuando venga a cantar en otoño del próximo año como parte de su gira por Estados Unidos. Sin lugar a dudas allí estaremos, en primera fila, cantando a coro con los miles de fans que esperan ansiosamente la visita de una de las cantautoras más populares de nuestros tiempos.

Fuente: Selecta Magazine